Alhambra y Generalife Tickets

El Mexuar

 En la evolución de la Sala del Mexuar se aprecian tres etapas principales:
La primera corresponde a la época en que constituía la estructura central del patio edificado por Isma’il I (1314-1325); una segunda en la que su hijo Yusuf I y su nieto Muhammad V la adoptarían como espacio palatino; y una tercera etapa, cuando, con la llegada de los cristianos en el siglo XVI se convierte en capilla.
   El libro de poesía que la Alhambra escribió a lo largo de los siglos tiene en el Mexuar una de sus páginas mas memorables. El misterio, las cábalas y las conjeturas comulgan con la idea romántica idealizada de la Alhambra. 
   En el Mexuar, a la entrada de los Palacios Nazaríes, también se repiten estas obsesiones. Se sabe por ejemplo que sirvió como lugar de reunión de los Consejos de Ministros, de antesala cuando el Sultán impartía justicia. Hoy sigue siendo un lugar de tránsito donde las artes se superponen y donde cada cultura dominante dejó sus secuelas, sus inclinaciones y anhelos. Por eso, no es extraño ver un escudo imperial católico al lado de los alicatados y la cerámica vidriada de la época nazarí. 
   La estancia rectangular guarda en su centro cuatro finas columnas de mármol que sostienen originales capiteles. Los zócalos reviven la obsesión nazarí por la geometría. Artesanos moriscos colocaron por encima un friso epigráfico de yesería que dice: 
       “El Reino es de Dios.
        El Poder es de Dios.
        La Gloria es de Dios”.
   Al fondo de esta estancia se encuentra la Sala de Oración, se trata de un pequeño oratorio musulmán contiguo que se incorpora al Mexuar en las restauraciones de la Alhambra promovidas entre 1868 y 1889.